Centre de Psicologia i Ensenyament La Gavina

Atención psicológica, logopédica y del aprendizaje, dirigido a niños, adolescentes y adultos.

Terapia sexológica

Determinados modos de vivir la sexualidad, son los que en momentos más o menos puntuales, pueden desarrollar lo que en sexología denominamos dificultades o trastornos de la respuesta sexual.

Estas dificultades, en el momento actual y ya desde hace unas décadas, son vividas con verdadera angustia por la persona y en la pareja.

La falta de información en unos casos, junto a la importancia que se le concede hoy en dia al “dar la talla” en el terreno sexual, influyen de manera decisiva en su aparición.

Algunas de la dificultades que se abordan desde un tratamiento sexológico en nuestro centro son:Temas-que-se-deben-hablar-e

  • DIFICULTADES EN EL HOMBRE
    Normalmente estas dificultades son de origen psicosomático, de manera que una vez descartados factores de tipo fisiológico, la terapia se convierte en el tratamiento más efectivo.
    Los obstáculos más comunes con los que se encuentra el hombre en su desarrollo sexual son eyaculación precoz , disfunción eréctil o Incapacidad eyaculatoria…
  • DIFICULTADES EN LA MUJER
    La mujer también sufre problemas que pueden impedirle una relación sana y placentera.
    Dificultades como el deseo sexual inhibido, dispaurenia, vaginismo o anorgasmia, obstaculizan una buena vivencia de la sexualidad.

EL PROCESO TERAPÉUTICO

Si tenemos en cuenta que la relación está constituida por ambos miembros de la pareja, entendemos que ante la manifestación de alguna de las sintomatologías antes descrita, la repercusión será siempre para ambas partes.

Por esto no se concibe como una problemática individual sino de la pareja, de ahí que se siempre se recomiende que a la terapia asistan los dos miembros de la pareja.

En caso de no tener una relación estable o ante la imposibilidad de que uno de los miembros asista al tratamiento, se desarrollará ateniéndonos a la persona que acude a las sesiones, sin obviar eso sí, la importancia del otro en las relaciones sexuales, de manera que si aún no se tiene pareja, la persona se sienta lo más preparada posible, para cuando se dé la circunstancia.